El capital extranjero mantiene su apuesta por el sector inmobiliario español

El sector estima una demanda de vivienda nueva en España de entre 120.000 y 150.000 unidades al año.

Los expertos consideran que el sector residencial será el gran protagonista de 2018, tanto en promoción como en inversión. Los bancos seguirán el proceso de desagüe de ladrillo con la venta de carteras.

El sector inmobiliario seguirá siendo un puntal de la economía española en 2018 gracias al despegue de la promoción residencial y a la apuesta del capital internacional por el ladrillo español como valor refugio de sus inversiones, según los expertos consultados por EXPANSIÓN.

Para Adolfo Ramírez-Escudero, presidente de CBRE España, las promotoras inmobiliarias serán uno de los inversores más dinámicos en 2018. “Este año han pasado por un ciclo expansivo y, mediante la especialización y sofisticación de su producto, irá aumentando su protagonismo en el sector”, explica.
El consejero delegado de JLL España, Enrique Losantos, apunta que 2018 seguirá el ritmo positivo de los últimos años y se mantendrán cifras similares a 2017, con un volumen de inversión en torno a los 13.000 millones. Losantos asegura además que las operaciones de carteras, que han sido grandes protagonistas en 2017, gracias a la venta de activos tanto de Banco Popular como de BBVA, continuarán apuntalando su posición en 2018. “Es muy probable que veamos desinversiones de estas carteras en un solo bloque, tal como hizo Banco Santander con la cartera del Banco Popular”, asevera.

 

Rentas

Para Santiago Aguirre, presidente del consejo de administración de Savills Aguirre Newman, “entramos en un año de consolidación del ciclo alcista en el que llevamos inmersos desde el año 2014. En varios segmentos, como oficinas o logístico, se han alcanzado niveles máximos de contratación, no obstante, vemos todavía recorrido en rentas para alcanzar los máximos del ciclo anterior”.
Respecto a la inversión en activos terciarios, Oriol Barrachina, consejero delegado de Cushman & Wakefield, explica que existe la percepción de que habrá más liquidez que producto, a pesar de la cautela por la incertidumbre local e internacional. “La principal diferencia respecto a los dos últimos años es que uno de los players compradores, como han sido las Socimis, ahora también venderán. Durante años, han comprado muchos activos, y después de ponerlos en valor, los pondrán en el mercado, hecho que también ayudará a corregir el desequilibrio entre oferta y demanda”, añade Barrachina.

Sandra Daza, directora general de Gesvalt, anticipa que este año se producirá un reemplazo de aquellos inversores que entraron en el momento oportunista del ciclo, entre los años 2013 y 2015, por los inversores a largo plazo como son compañías de seguros o fondos de pensiones.
En cuanto a las tendencias, Mikel Echavarren, consejero delegado de Irea, considera que la promoción residencial seguirá dando noticias este año, tanto por las transacciones de suelo como por la subida de precios y recuperación de mercados secundarios. Además, en opinión de Echavarren, las transacciones corporativas se centrarán en este mercado.
En este sentido, Humphrey White, director general de Knight Frank, subraya que España se encuentra en el inicio de un periodo de expansión, con demandas previstas de entre 120.000 y 150.000 viviendas nuevas al año, pero cerrando 2017 en un número de transacciones de vivienda nueva en torno a 47.500 unidades.
“Hacen falta alianzas entre fondos internacionales y promotores nacionales por la necesidad de equity y las dificultades para acceder a la financiación de estos últimos”, asegura White.

 

Lejos de una burbuja

White considera que el crecimiento del sector en España descansa sobre “unos cimientos muy sólidos en lo que respecta a la ley de oferta y demanda, alejándonos así de una posible burbuja inmobiliaria”.
Para Gonzalo Gallego, socio de Financial Advisory de Deloitte, el suelo finalista será uno de los principales retos del sector de promoción.
En cuanto al alquiler, Ramírez-Escudero explica que, en 2018, veremos “bastante” actividad en el mercado de inversiones institucionales de residencial en alquiler. En la última década, el número de hogares en alquiler ha aumentado de forma muy significativa, hasta alcanzar el 22,5%. Sin embargo, España aún dispone de recorrido pues la media de la UE es del 33%: “El mercado de alquiler se consolidará, pues, en 2018 como polo de atracción de inversiones en España, una demanda muy concentrada en las grandes ciudades y una oferta más profesionalizada”.
De la misma opinión es Javier López-Torres, socio responsable de Real Estate de KPMG, que considera que el alquiler seguirá ganando peso debido a las dificultades para acceder al crédito, la movilidad y el cambio cultural. “Inmuebles para esta finalidad seguirán siendo objeto de interés para inversores”, reitera.

 

Tipología de activos

Por sectores, Thierry Bougeard, director general de BNP Paribas Real Estate, indica que la demanda de espacios de oficinas continuará con los buenos registros de 2017, sobre todo en Madrid, donde se espera que la contratación se incremente hasta niveles próximos a 600.000 metros cuadrados.
Por su parte, en el mercado logístico, el comercio electrónico seguirá siendo el principal motor de la demanda, mientras que en retail muchos propietarios están apostando por mejorar la calidad de sus centros, potenciando las zonas de ocio y la calidad de éstas, con el objetivo de alargar la estancia de los clientes, explica.
Los expertos coinciden en apuntar, asimismo, el interés por activos inmobiliarios alternativos, como residencias de estudiantes o de ancianos.

 

El sector avanza en su consolidación y conquista la Bolsa

Los expertos destacan que el sector inmobiliario en España tiende hacia una mayor concentración. Alberto Valls, socio responsable de Real Estate de Deloitte, considera que 2018 será un año de consolidación, probablemente mediante operaciones corporativas, e indica que en promoción residencial probablemente se tenderá a buscar mayor tamaño a través de fusiones y adquisiciones.

“Seguimos observando concentración y entrada de nuevo capital en el mercado inmobiliario”, apunta Adolfo Ramírez-Escudero, presidente de CBRE España

Para Enrique Losantos, consejero delegado de JLL España, es el momento propicio para que se desarrollen operaciones corporativas pero “es fundamental que se mantengan los catalizadores necesarios para ello”, subraya. Además, tras el goteo de nuevas Socimis en el MAB y el aterrizaje de promotoras en el Continuo, con Neinor y Aedas como pioneras, este año las inmobiliarias seguirán reivindicando su espacio en el parqué

Santiago Aguirre recuerda que están previstas las salidas durante la primera parte del año a Bolsa de Metrovacesa, Vía Célere y Testa Residencial. “Este año seguiremos viendo salidas a Bolsa, en el mercado Continuo, de pequeñas Socimis que vendrán a completar el panorama actual. Por otro lado, promotoras y constructoras en cuya base accionarial haya fondos de inversión o entidades financieras también estarán interesadas en salir a Bolsa a lo largo de los próximos meses no solamente como forma de financiación, sino también como vía de desinversión para estos fondos y bancos”, explica el presidente de Savills Aguirre Newman.

Articulo originalmente publicado en Expansión

2018-01-11T11:39:57+00:00 enero 11th, 2018|Construcción, España, Internacional, Inversión, vivienda|Comentarios desactivados en El capital extranjero mantiene su apuesta por el sector inmobiliario español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies